Estilo de vida saludable

Perder peso y no recuperarlo?

Perder peso y no recuperarlo?

¡Probablemente una de las cosas más difíciles para la mayoría de las personas!

Usualmente, el problema no está en “la dieta” o en el plan de alimentación que vayas a seguir. ¡Métodos eficientes hay miles! El problema normalmente está en que tanto llegas a seguirlo, y sobre todo, en llegar a mantenerlo en el tiempo.

Es que “estar a dieta” no es fácil, y “vivir a dieta” es imposible!

Y ahí mismo está la solución. ¿No puedes seguir una dieta? ¡Pues deja de intentarlo!  Vivir constantemente en el intento frustrado de seguir una dieta, es definitivamente agobiante y agotador.

No necesitas seguir una dieta, necesitas mejorar tus hábitos. Sé que suena muy trillado y casi una misión imposible. Pero créeme, hacer pequeños cambios en tus hábitos diarios es probablemente lo único que necesitas (y que has necesitado todo este tiempo) para perder esos kilitos de mas,  y sobre todo, para no recuperarlos!

Ahora te preguntarás ¿Cómo puedo mejorar mis hábitos? ¿Por dónde comienzo? Déjame decirte que es más sencillo de lo que parece. A continuación te ayudo con algunos tips que pueden ayudarte a dar los primeros pasos. ¡Manos a la obra!

1. Sustituye ingredientes. Imagino que habrás escuchado que no se trata de comer menos, sino de comer mejor! Pues la mejor manera de comenzar, es sustituyendo algunos alimentos no tan buenos, por alternativas similares más saludables.

Ejemplos:

  • Sustituye el pan blanco por el pan integral.
  • Sustituye productos lácteos enteros por sus versiones descremadas.
  • Sustituye la mayonesa o aderezos cremosos por aguacate machacado o hummus.
  • Sustituye el arroz blanco y las pastas blancas por sus versiones integrales.
  • Sustituye el aceite vegetal por aceite de oliva.
  • Sustituye los chips procesados por popcorn casero.
  • Sustituye el chocolate regular por chocolate oscuro.

2. Toma agua. ¡Deja las sodas, jugos y otras bebidas azucaradas!
Comienza tu día tomando un buen vaso de agua, apenas te despiertes. Acompaña tus comidas principales con un vaso de agua, y ten una botella de agua contigo siempre para mantenerte hidratado a lo largo del día. Al principio puede parecer un poco complicado, pero todo es cuestión de costumbre! Ya verás que al cabo de unos días, sentirás que el cuerpo te pide agua a lo largo del día. Si al principio te cuesta un poco adaptarte, o si simplemente quieres algunas otras alternativas de bebidas para consumir, puedes probar con las siguientes opciones (todas pueden endulzarse con un toque de stevia!)

  • Limonada casera.
  • Licuado de fresas con agua.
  • Refresco de canela (hervir las ramas de canela en agua, y enfriar).
  • Té frio casero (preparas el té convencional y lo enfrías con mucho hielo). Puedes prepararlo con cualquier tipo de té, como té regular, de canela, o de frutas.

3. Elimina (o disminuye) el azúcar añadido.
Si puedes eliminar el azúcar añadido de raíz, genial! Pero si se te hace difícil al principio, comienza reduciendo su consumo. Elimina el consumo de jugos o bebidas azucaradas, elige un yogurt que no tenga azúcar añadida, sustituye las galletas y golosinas por fruta, y disminuye la cantidad de azúcar que le agregas al café. La mejor alternativa para remplazar el azúcar que tú mismo añades a los alimentos, es utilizando stevia.

4. Controla tus porciones.
Al final del día, la cantidad de lo que comes es tan importante como la calidad. ¡Controla tus porciones! Antes de comer, pregúntate si lo que tienes es realmente hambre física, o si es simplemente hambre emocional. Trata de escuchar a tu cuerpo, come cuando tengas hambre y come hasta quedar satisfecho, no repleto!

5. Todo con balance.
Recuerda y ten siempre presente que en la alimentación no todo es “blanco o negro”. Cuando hablamos de mejorar los hábitos y llevar una alimentación consciente y saludable, nos referimos a esa “mayoría del tiempo”, a lo que hacemos en nuestro día a día! Si buscas mejorar tu alimentación, cuidar tu salud, e incluso sentirte mejor contigo misma (por dentro y por fuera), procura siempre tener un balance. Siempre digo que la línea que divide lo “saludable” de lo “extremista y obsesivo” es muy delgada. Y aunque no mucha gente lo diga, lo voy a decir yo! Comerte una pizza, un helado o un chocolate de vez en cuando no está mal. Son los hábitos, y lo que hacemos en nuestro día a día lo que importa. Recuerda que comer una ensalada no te hará una persona saludable, así como comer una hamburguesa no te hará una persona poco saludable. En el balance y el equilibrio está la clave.

Espero que estos tips básicos les sirva de ayuda 🙂 Compártanme sus comentarios!

Con cariño,

Adri.

CompartirEmail this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter


2 thoughts on “Perder peso y no recuperarlo?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *